Solidaridad en Marcha | Anna Dockter
16127
post-template-default,single,single-post,postid-16127,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Anna Dockter

Anna Dockter

“En mi tiempo en el colegio aprendí mucho sobre los niños, enseñar y mi misma. Y por supuesto, por esa práctica tan intensiva mejoró mucho mi español también. Puedo recomendar hacer un trabajo voluntario como esto a todos, es una experiencia muy instructiva e inolvidable…”

En enero del 2014 vine a Arequipa para trabajar como voluntaria por algunos meses. Enero y febrero trabajé en una pequeña guardería en Villa Cerrillos, un barrio en las afuera de Arequipa. Cuando se acabaron las vacaciones en marzo, empecé en el colegio San Juan Apóstol, que también es en Villa Cerrillos. Ahí, sobre todo enseñé inglés en primaria y ayudé con los niños de cuatro y cinco años en inicial. Como nunca enseñé antes, al principio no fue tan fácil estar en el lugar del profesor y tratar de hacer que los estudiantes entiendan que quieres enseñarles. Sin embargo, los niños son tan amables, cariñosos e interesados que me aclimaté y me acostumbré al trabajo en el colegio rápidamente. En clase, para aprender inglés jugamos mucho y cantamos canciones que siempre les gustó mucho a los niños. Aparte de enseñar, también disfruté hablar con los profesores o alumnos en el recreo, ayudar con el desayuno o acompañar a las clases a excursiones.

En mi tiempo en el colegio aprendí mucho sobre los niños, enseñar y mi misma. Y por supuesto, por esa práctica tan intensiva mejoró mucho mi español también. Puedo recomendar hacer un trabajo voluntario como esto a todos, es una experiencia muy instructiva e inolvidable.