Solidaridad en Marcha | Isla y Bonnie
16114
post-template-default,single,single-post,postid-16114,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Isla y Bonnie

Isla y Bonnie

“El gozo que encontramos cada día en las aulas es algo especial y nos recuerda del amor profundo de Dios. Siempre vamos a estar agradecidas a los profesores y la facultad para compartir esa experiencia linda con nosotras, y esperamos lo mejor para todos nuestros cariñosos alumnos…”

¡Estamos felices compartir sobre nuestras experiencias con Solidaridad en Marcha en Arequipa porque fue una experiencia tan buena para nosotras! Somos Isla y Bonnie y somos de los Estados Unidos. Llegamos en Arequipa por la segunda vez en dos años, pero esta vez, no vinimos para aprender el castellano, como la primera vez, sino para encontrar maneras para servir la ciudad que nos ama. Las encontramos con la oportunidad en San Juan Apóstol, un colegio afuera de la ciudad.

Durante nuestro tiempo en el colegio, enseñamos clases de inglés con el apoyo del profesor de inglés. Enseñamos a los niveles de inicial hasta la secundaria. Fue un desafío grande las primeras semanas, pero después de tiempo nos acostumbramos al horario y la manera de capturar la atención de los alumnos. También, atendemos a la psicóloga del colegio con algunas pruebas de psicomotricidad y actividades para reforzar habilidades en los niños. Fue un placer servir en esa manera y ver el proceso de evaluar sus estados emocionales. ¡Finalmente, atendemos a la enfermera del colegio, especialmente el día de las vacunas de influenza! También, visitamos algunas casitas en Villa Cerrillos, el pueblito donde está el colegio. Nos ayudó mucho con la enseñanza y para entender mejor nuestros estudiantes para ver donde y como viven. Es obvio que el colegio hace mucho más que proveer una educación. También provee una manera de vivir para Dios y para los demás. No podemos creer como tan rápido ha pasado nuestro tiempo en Arequipa y en el San Juan Apóstol. Siempre vamos a tener memorias increíbles de nuestras experiencias. Extrañaremos la ciudad blanca, toda la comida rica, y aun nuestros viajes por combi para llegar al colegio diariamente. Pero lo que vamos a extrañar lo más son los alumnos de San Juan Apóstol. El gozo que encontramos cada día en las aulas es algo especial y nos recuerda del amor profundo de Dios. Siempre vamos a estar agradecidas a los profesores y la facultad para compartir esa experiencia linda con nosotras, y esperamos lo mejor para todos nuestros cariñosos alumnos.