Solidaridad en Marcha | Marjorie Torreilles
16581
post-template-default,single,single-post,postid-16581,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Marjorie Torreilles

Marjorie Torreilles

“Nunca olvidaré las sonrisas, los abrazos y las bendiciones de mis queridas abuelitas. ¡No hay duda que volveré pronto! ”

Me llamo Marjorie, soy una enfermera francesa de 25 años. Estuve de viaje en el Perú por un mes exactamente en Arequipa donde trabajé como voluntaria en el Asilo San Vicente de Paúl donde tuve una experiencia sorprendente.

Por muchos años quise trabajar como voluntaria y ayudar de manera distinta al trabajo que realizo en Francia lejos de mis comodidades europeas.

El Asilo aloja más de 35 abuelitas que fueron abandonadas por su familia. Todas tienen problemas físicos y mentales por su edad y necesitan mucho cuidado. Las tareas consisten en brindarlas alimentación, ayudarlas para caminar y hablar con ellas. Gracias a mi profesión también pude brindarles la medicación que les correspondía y curar sus heridas. Pero, estoy segura que cualquier persona, aunque no sea enfermera, puede ayudar.

Inicialmente, tuve mucho miedo de viajar tan lejos, sola, hablando un poco el español pero este sentimiento se fue muy rápido gracias a Victor, el director de los proyectos de Solidaridad en Marcha, Sofia de la escuela de español Ceica donde fui alojada y gracias a todas las personas excepcionales que conocí en la maravillosa cuidad.

Nunca olvidaré las sonrisas, los abrazos y las bendiciones de mis queridas abuelitas. ¡No hay duda que volveré pronto!